He aquí una guía rápida para descubrir cuál es la mascota ideal para ti.

Todos en algún momento de nuestras vidas y bajo diferentes circunstancias pensamos en la posibilidad de tener una mascota, pero ¿en realidad debería tener una? y, de ser así ¿cómo saber cual escoger? No es fácil pero tampoco es algo de otro mundo. Primero debes evaluar ciertas cosas básicas de tu estilo de vida, casa y economía.

La primera pregunta realizada diría que es la más importante por responder, ya que implica asumir una responsabilidad tan grande como la de tener un hijo. Debes saber que aunque sean animales, sea cual sea el que decidas tener, son seres vivos ante todo y como tales necesitan que se les satisfaga ciertas condiciones básicas para poder vivir y desarrollarse como seres saludables. Entre estas necesidades la disponibilidad de alimento adecuado, agua fresca, el cumplimiento a cabalidad del plan sanitario y un lugar disponible y adecuado para orinar y defecar, son vitales tanto para nuestras mascotas como para nosotros. Si no puedes o no estás dispuesto a ofrecer estas mínimas condiciones, deberías empezar a dudar si en realidad quieres tener una mascota.

Luego ¿Cuál escoger? Dependiendo de tu estilo de vida determinarás cuanto tiempo tienes disponible para dedicar a una mascota, sea cual sea la especie que escojas. Si pasas todo el día en la oficina, la casa queda sola y no tienes alguien más que esté pendiente de la mascota, tal vez un perro no sea la mejor opción para ti, a menos que tu presupuesto sea suficiente como para contratar a un entrenador. Los perros cuando están cachorros son como niños pequeños, necesitan atención, disciplina y educación, de lo contrario acabarán con tu casa y con tu paciencia. Un gato sería mejor elección para esos casos, los gatos son mascotas perfectas para un apartamento, no necesitas enseñarles donde hacer sus necesidades ya que basta con colocarles  la caja con arena y listo y aunque ellos necesitan ejercitarse como cualquier animal, hace falta  sacarlos a pasear tres veces al día. Al contrario de lo que piensan muchas personas, los gatos pueden ser muy cariñosos, pero no son tan dependientes como los perros, por eso son ideales para personas que pasan el día afuera y que llegan en la noche a cocinar y seguir trabajando desde casa o simplemente dormir. Existen muchos juguetes para gatos que los mantienen entretenidos y ejercitándose mientras los dueños no están en casa. Otras mascotas para estos casos son los peces, a pesar de que requieren mantenimiento de la pecera a cada cierto tiempo, cambio de agua, temperaturas estables y suficiente luz, diariamente no necesitan más que unos minutos para colocarles alimento. Las aves también podrían ser buenas mascotas a pesar de que necesitan libertad, espacios lo suficientemente amplios como para no producir estrés y problemas de salud relacionados con el hacinamiento, éstas deben tener espacio suficiente para estirar las alas y desplazarse libremente con las alas abiertas dentro de la jaula, alimentación adecuada dependiendo de los requerimientos nutricionales de cada especie, ya que un canario no se debe alimentar de la misma manera que un loro por ejemplo, ventilación adecuada pero no excesiva, así como evaluar la presencia de otras aves dentro de la misma jaula o fuera de ella, dado que en ocasiones pudiesen aparecer comportamientos agresivos entre ellas que generen más problemas de salud, además debemos tomar en cuenta que las aves nacieron para volar y debemos considerar  y apreciar su belleza en libertad antes de decidir si realmente queremos tener una en cautiverio.

Si lo que buscas es la compañía de un canino, por favor, no lo adquieras solamente porque te pareció lindo o tierno ya que en el caso de los perros, la raza define ciertos patrones de conducta y es por ello que escoger la raza adecuada para ti también es algo importante, no todos los perros son iguales ni tienen las mismas necesidades, antes de decidir que raza te conviene más debes tomar en cuenta varios aspectos e incluso debes investigar las características de las razas que te gusten, indagar en el  carácter, docilidad, facilidad de entrenamiento, enfermedades predisponentes e inversión aproximada. Te mostramos aquí tres aspectos importantes a tomar en cuenta y varias preguntas que debes responderte.

  1. Espacio del que dispones para la mascota: ¿Vives en casa o apartamento? Si vives en un espacio pequeño deberías optar por no tener perros grandes ni perros excesivamente enérgicos. Los perros grandes necesitan espacio para ejercitarse, por lo general son mascotas que si viven en espacios pequeños deben ser llevados de paseo varias veces por día (mínimo tres) y deben ser paseos largos, sus deposiciones generalmente son grandes y el volumen de orina producida también, mantenerlos sin posibilidad de descargar sus excretas pudiese traer graves repercusiones en su salud. Por otro lado, los perros de alta energía, sean de tallas grandes o pequeñas pudiesen convertirse en una pesadilla si no son entrenados adecuadamente, si no disponemos del tiempo necesario para que derrochen toda esa energía en juegos y distracciones sanas, ellos mismos buscarán la manera de hacerlo rompiendo y destruyendo la casa, comiendo cosas inadecuadas como zapatos, medias, la basura del baño o la cocina, los muebles, colchones y cualquier otro objeto que pudiese ser llamativo para ellos, generando molestias obvias que pudiesen llevar a maltratos físicos, psicológicos, comportamientos aberrantes y problemas de salud importantes como obstrucciones en el sistema digestivo que requieren resolución quirúrgica.
  2. Tiempo con el que cuentas para atenderlo: los perros de pelo largo usualmente requieren mayor cantidad de tiempo y cuidados que los de pelo cortó. Hay razas más fáciles de educar que otras. ¿Cuántas veces al día puedes sacarlo a pasear para que se ejercite? ¿Viajas frecuentemente? ¿Lo puedes llevar contigo o cuentas con alguien realmente de confianza que se encargue mientras no estás?
  3. Presupuesto aproximado destinado a la mascota: aspecto que debes tomar en cuenta para escoger, no solo la raza sino el tipo de mascota que vas a tener. Debes considerar tu disponibilidad económica para los gastos de alimentación, chequeos rutinarios en con el veterinario, vacunaciones y los medicamentos que se consideren necesarios. Debes saber que algunas razas se encuentran predispuestas a sufrir ciertos tipos de enfermedades, es por ellos que debes estar atento a su salud, algunas de esas enfermedades no pueden ser prevenidas, pero si se pueden controlar por mucho tiempo ¿Estás dispuesto a enfrentarlo? Todo esto incluye a los perros mestizos porque también son seres vivos, por lo tanto también se enferman, olvidemos ese mito de que a los mestizos no les pasa nada, ¡ellos no son de piedra!

Siempre hazte esas preguntas antes de tomar una decisión, recuerda que se trata de vidas y no de simples objetos y regalos, principalmente en temporada decembrina cuando se acostumbra hacer ese tipo de obsequios que al final pueden no resultar tan gratificantes si no son escogidos adecuadamente y si no estamos realmente comprometidos a asumir los cambios que estos seres maravillosos generarán en nuestra vida, debemos ser conscientes de que muchas cosas cambiarán al introducir una mascota en el hogar y que debemos adaptarnos en muchos casos, saber que al igual que nosotros, ellos envejecen, sus cuerpos se deterioran mucho más rápido que el de los humanos y requieren mayores cuidados médicos a medida que avanzan en edad.

Si tienes dudas, consúltalo con un profesional, busca alguien capacitado que te pueda ofrecer asesoría al respecto antes de adquirir cualquier tipo de mascota ya que al final los que sufren son ellos.