La reproducción de las gatas y perras implica un gran compromiso de tiempo, conocimiento, espacio, y recursos económicos. Se debe considerar incluso la ubicación de las crías en nuevos hogares que sean apropiados para ellas antes de que ocurra la monta.

Una perra que va a reproducirse debe ser madura (esto dependerá de su raza) y lo suficientemente joven (después del 3° celo) para procrear una camada de buen tamaño con posibilidades de supervivencia. 

En general las perras tienen su pico reproductivo entre los 2 y 4 años de edad, pero a medida que aumenta la edad de reproducción, mayores son las posibilidades de partos distócicos (complicados), mortalidad natal y menor tamaño de la camada.

Por el contrario, si la perra es muy joven, es común que tenga camadas pequeñas y perdidas fetales en un 30 % de los casos.

Antes de programar la monta de la perra o gata es recomendable que sean evaluadas por un médico veterinario para determinar que se encuentren sanas y en condiciones de reproducirse. Es importante que tengan las vacunas y desparasitaciones actualizadas antes de gestar, ya que esto le proveerá mayor inmunidad a sus crías al nacer.

Igualmente el macho (perro o gato) con quien se va a reproducir debe ser un animal sano y con plan sanitario que también debe incluir vacunas y desparasitaciones al día.

Luego que se ha determinado que ambos están en condiciones para reproducirse, se programa la monta. En el caso de las perras se puede determinar mediante citologías vaginales el momento óptimo para la monta para garantizar una mayor tasa de éxito. Las gatas por el contrario al ser de ovulación inducida pueden quedar embarazadas más fácilmente, ya que al ser montadas por el gato inducen su ovulación.

Se recomienda tomar nota de los días de monta en ambos casos para poder predecir posteriormente la fecha de parto con mayor exactitud.

Una vez que la hubo la copula debemos esperar pacientemente, podremos notar cambios sutiles en el comportamiento de nuestra gata o perra, como pérdida del apetito, vómitos esporádicos, dormirán más y en algunos casos pueden volverse territoriales o celosas con sus dueños o cosas.

Una vez transcurridos  30 días podemos hacer la 1° visita al veterinario con el fin de confirmar el embarazo y verificar el estatus del mismo. En el primer control el veterinario verificara su condición física general, exámenes sanguíneos complementarios y una ecografía abdominal, por medio de estos estudios se determina:

  • Condición general de la perra o gata gestante.
  • Confirmación de la gestación.
  • Viabilidad y numero de los embriones y detección temprana de malformaciones en los mismos (es importante recalcar que no siempre todos los embriones que se detectan en la primera ecografía llegan a término).

Según la condición de la madre el medico te indicara las consideraciones y cuidados, tipo de alimentación que debe recibir y si requiere suplementos vitamínicos durante esta fase de la gestación.

Se debe proveer un ambiente de confort y sin estrés para la perra o gata gestante. En el caso de que tu perra sea de raza braquiocefálica (Bull Dog inglés, Bull dog francés, Boston terrier, Pug carlino, bóxer, entre otros) se recomienda realizar una segunda ecografía en el día 45, esto debido a la alta incidencia de malformaciones congénitas y reabsorciones embrionarias que presentan estas razas, con el fin de hacer detecciones tempranas para proveer los cuidados según sea el caso.

En el resto de las razas la próxima visita al veterinario se recomienda el día 55 aproximadamente en donde se realizará la segunda ecografía, esta permitirá evaluar la viabilidad, tamaño y condición general de los fetos además de estimar la fecha probable de parto. También en esta visita se realiza la pelvimetria, que es un estudio radiográfico del abdomen y pelvis de la perra o gata con el fin de:

  • Determinar estado general de la pelvis materna y diámetro pélvico.
  • Tener un estimado más preciso del número de fetos, aunque en el caso de ser camadas grandes puede no ser tan exacto el número determinado por el estudio.
  • Medir el diámetro biparietal (tamaño del cráneo) de los fetos.
  • Determinar tamaño de los fetos respecto al tamaño de la madre.

Con estos estudios y según la condición de cada paciente podría estar indicada en algunos casos la cesárea. Es importante recalcar que ningún estudio puede determinar si el parto va a darse sin eventualidades, ya que existen factores que no se pueden predecir, los cachorros se posicionaran de 15 a 20 minutos antes del parto y la forma en que se colocara cada uno para salir al momento del parto no se puede precisar.

En esta consulta el medico te asesorara sobre los cuidados generales de la madre para el momento del parto y como preparar el ambiente en casa, también te indicara como ayudar a tu perrita o gata durante este proceso.

En caso de dudas o complicaciones la recomendación es llamar a tu médico o dirigirte a tu centro veterinario de confianza.