La esterilización en hembras: consiste en retirar ambos ovarios y útero, mediante cirugía con anestesia general siendo importante una evaluación prequirúrgica adecuada. Normalmente la intervención es rápida y de pronta recuperación.

La esterilización en Machos: consiste en retirar ambos testículos. Es una cirugía sencilla y de rápida recuperación en la mayoría de los casos.

Al esterilizar una hembra le das un regalo de salud porque se disminuye la posibilidad de tumores de glándula mamaria, que pueden ser malignos causando metástasis y muerte, así como también evitamos enfermedades como la Piómetra (Infección del útero asociada a efectos hormonales)*, enfermedad que requiere de atención urgente y cirugía para salvar la vida de tu mascota siendo su tratamiento de alto riesgo, delicado y por consecuencia costoso. Esta infección puede ocurrir independientemente de que haya sido cruzada o no y el riesgo de incidencia se incrementa al aplicar fármacos anticonceptivos.

Al no entrar en celo tu perra o gata, no se cruzará por accidente (montas indeseadas), disminuyendo la posibilidad de contraer enfermedades venéreas siendo la más frecuente el Tumor Venéreo Transmisible, en el caso de las perras.

Se han realizado extensos estudios sobre los efectos de la esterilización temprana y se ha concluido que ésta es segura y efectiva para las perras sin presentarse efectos sobre su crecimiento y desarrollo emocional (comportamiento).

Al castrar a tu perro o gato, también le otorgas ventajas para su salud, además de una posible disminución de comportamientos indeseables tales como agresividad, peleas, marcado de terreno en casa, entre otros.

Está en tus manos darle un regalo de salud a tu mascota, decidiendo desde su temprana edad la esterilización o el ofrecerle una mejor calidad de vida si ya cumplió su función reproductiva.