El golpe de calor es por definición una condición clínica en la que se produce una hipertermia extrema (temperaturas muy altas) en un breve período de tiempo durante el cual los mecanismos de disipación de calor son insuficientes, lo que resulta en daño térmico a tejidos y fallo de órganos en el animal.

El calor afecta más a nuestras mascotas que a nosotros, siendo los perros mas sensibles que los gatos. Existe predisposición en ciertas razas como lo son los braquiocefálicos: bulldog, pug y los perros grandes y obesos.

Los perros braquiocefálicos suelen padecer de paladar elongado, colapso traqueal y narinas (orificios nasales) pequeñas por lo cual en condiciones normales puede ser más difícil para ellos  respirar adecuadamente y liberar calor solo por el jadeo.

Los perros y los gatos no poseen glándulas sudoríparas en la piel por lo cual ellos no sudan como nosotros. Los mecanismos principales para bajar la temperatura corporal en nuestros perros y gatos son:

-Jadeo.

-Vasodilatación periférica: cuando hay un aumento en la temperatura corporal los vasos sanguíneos se dilatan para que la sangre fluya en mayor cantidad cerca de la piel y permita la liberación de calor al ambiente.

-Búsqueda de lugares fríos: generalmente se acuestan sobre su barriga en pisos o buscan escarbar en la tierra para aliviar el calor por trasmisión.

-A través de las almohadillas plantares de sus cuatro patas.

Las principales causas que producen el shock de calor son:

-Ejercicio extenuante en horas de mayor calor ambiental.

-Bajo consumo de agua en épocas de calor.

-Exposición prolongada a secadores de pelo.

-Animales dejados dentro de los vehículos sin ventilación suficiente.

La temperatura normal de nuestras mascotas se encuentra entre 37,3 y 39,3 °C aproximadamente, es importante no confundir la hipertermia con la fiebre, ya que no tienen las mismas causas y el manejo clínico es muy distinto. En la hipertermia el centro termorregulador del cuerpo permanece intacto y el aumento de la temperatura se debe a factores físicos como la temperatura ambiental mientras que en la fiebre hay alteración directa del hipotálamo por múltiples factores como infección bacteriana, parásitos, virus e inclusive traumas el cual hace que el cuerpo deba ajustar su temperatura a un índice más alto como mecanismo de defensa.

Una vez que la temperatura de los cuerpos de nuestras mascotas empieza a aumentarse los mecanismo de disipación se activan y si estos no son suficientes la temperatura del cuerpo puede llegar hasta los 42 °C, el organismo sostiene la vasodilatación periférica y conlleva a bajo volumen sanguíneo circulante lo cual no permitirá una adecuada oxigenación de los órganos y conllevara a daño de los tejidos siendo los más afectados, hígado, riñón, corazón y sistema nervioso. Esta condición no sostenible para el cuerpo puede producir la muerte en un rango de 15 minutos a 1 hora.

Como todo esto sucede muy rápidamente no suele dar tiempo de llegar a una clínica con ellos para la atención de emergencia por lo cual es muy importante que todo propietario conozca de esta patología para que pueda reconocerla y actuar a tiempo ya que ello podría salvar la vida de su mascota.

Los signos a los que debe estar alerta el propietario si el animal ha estado expuesto a altas temperaturas son:

-Jadeo y agitación.

-Lengua morada.

-Decaimiento.

-Colapso del paciente (desmayo).

-Diarreas hemorrágicas.

-Hemorragias.

-Convulsiones.

El manejo inmediato va dirigido a bajar la temperatura, esto no debe hacerse de manera brusca ya que esto podría ser perjudicial para el organismo, algunas recomendaciones para esto son:

-Trasladarlo a un lugar fresco y sombreado.

-Baños de agua fresca (no con hielo).

-Compresas frías en la cabeza.

-Mojar sus patas con agua fresca (ya que es uno de los lugares por donde libera calor su cuerpo).

-No utilice antipiréticos (medicamentos para bajar la fiebre) ya que el centro termorregulador no modifica en estas situaciones su punto de ajuste y por consiguiente estos no bajarán la temperatura.

-Acudir inmediatamente al veterinario para descartar posible daño de los tejidos.

El pronóstico de este paciente es reservado por 48 horas una vez atendido en el centro médico.

El choque de calor es algo muy común en países tropicales como el nuestro por lo cual intenten no dejar a su mascota en el carro y eviten ambientes muy calientes  y ante cualquier duda consulte con su veterinario de confianza para evitar situaciones indeseadas.